• Clínica La Sabana - Cons. 217 - 218
    Avenida Carrera 19 # 102 - 53
  • USA: 6505502103
    PBX: 9177001
  • WhatsApp
    +573144430463
    +573177649112

Rinoplastia Precio

Rinoplastia Precio

de la mano del Dr. Julio Gil Antorveza

 

Invierte en tu bienestar: Verte y sentirte mejor con tu nariz de una vez, es posible

 

Algo que te molesta físicamente no tiene por qué torturarte toda la vida. Si has descubierto que tu nariz no te gusta o que podrías respirar y verte mejor con una cirugía, pero te surgieron dudas y temores, o tienes preguntas sobre la rinoplastia y su precio, te contamos lo que necesitas saber y te acercamos a uno de los mejores especialistas en el tema: El Dr. Julio Gil Antorveza.

Inicialmente, la rinoplastia se conoce como la cirugía que puede modificar estructuras nasales como huesos, cartílagos, piel o los tres. Sin embargo, aunque tu pienses que sabes qué es lo quieres cambiar, es el cirujano quien sabe cómo hacerlo. Por lo tanto, lo que más importa es que te sientas seguro/a con tu especialista, que acudas a un verdadero profesional, con años de experiencia y entrenamiento y que sea miembro de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica. Estas características parecen definir perfectamente al Dr. Julio Gil Antorveza, cirujano plástico y estético de gran trayectoria en Colombia, quien es la persona indicada para resolver todas las dudas que tengas.

La rinoplastia y SU PRECIO: ¿estética o salud?

En términos generales, el precio está entre los $6.500.000 COP y los $7.500.000 COP pesos colombianos para una rinoplastia cerrada. Sujeto a valoración previa de las condiciones físicas que presentes. Para la equivalencia en tu propia moneda del precio dado en pesos colombianos da clic aquí por favor.

Cuando quieras mejorar el aspecto de tu nariz, siempre recuerda que la función respiratoria, sobre todo en la rinoplastia, es un aspecto que nunca debe dejarse de lado. Aunque tu deseo sea el de verte mejor, los resultados de tu cirugía deben mantener una función nasal saludable. Claramente, la rinoplastia se debe realizar por profesionales preparados y que, finalmente, puedas ver cambios positivos en tu rostro sin alterar tu respiración. 

En definitiva, la rinoplastia no solo se puede utilizar con fines estéticos, también con fines funcionales. Por lo general, como especialista en rinoplastias, cuando un paciente acude al Dr. Julio Gil, el especialista se propone atender estas dos cuestiones al mismo tiempo. Esto nos lleva hoy a hablar de la rinoplastia y su precio, aunque antes debemos informarte algunos puntos clave para la cirugía.

Las contraindicaciones para acceder a una rinoplastia

Las contraindicaciones para una rinoplastia son similares a las de cualquier otra cirugía, en general, se considera que no estás apto para ingresar a quirófano con fines estéticos si presentas algunas de las siguientes situaciones:

Si presentas enfermedades crónicas no controladas, como la diabetes o la hipertensión

Si sufres de enfermedades autoinmunes no controladas

Si tienes infecciones activas en la nariz

Si tu prueba de Covid-19 fue positiva

Por otro lado, debes tener en claro que tus expectativas deben ser realistas, y adaptarte a las posibilidades que te brindan los métodos quirúrgicos, así como a las limitaciones que tu misma estructura óvalo-facial te impondrá. Esta es una primera observación que te debes plantear cuando consultes por la rinoplastia y su precio.

Claramente, si tienes enfermedades preexistentes que se encuentran controladas, puedes considerarte apto/a para una rinoplastia. En Colombia, es una cirugía que se realiza  a partir de los 18 a los 70 años de edad. La disconformidad con el aspecto de la nariz es una de las razones que más afecta psicológicamente, sobre todo a los niños. Por lo que, en ciertas circunstancias, es posible realizar una rinoplastia a pacientes a partir de los 15 o 16 años, cuando esto afecta su calidad de vida y su desarrollo personal.

Esto nos lleva a explicarte el siguiente punto: la primera cita con el cirujano.

La primera entrevista con el Dr. Julio Gil

Las primeras entrevistas o citas, son muy importantes para el Dr. Julio Gil y especialmente para ti (como paciente). En esta primera etapa, podrás expresar tus deseos estéticos y tus necesidades funcionales, además de conocer personalmente a tu cirujano y algunos otros detalles de la cirugía, antes que te informe que método debe aplicar durante la rinoplastia y su precio. Esta intervención debe ser muy bien planificada basándose, en primer lugar, en la posibilidad quirúrgica de cumplir con las expectativas que tengas.

Por otro lado, aunque tengas una idea de lo que quieres lograr, tu cirujano te aconsejará y te guiará para que ese cambio no se convierta en una verdadera pesadilla para ti. Recuerda que la nariz es una zona facial que forma parte de toda una estructura en el rostro, compuesta por el tamaño de la frente, los pómulos, el contorno del rostro, los ojos y la boca. Y no todas las formas de nariz van con todos los rostros.

La silueta nasal ¿Cómo es tu nariz?

Te daremos una breve descripción de los diferentes tipos de nariz que existen, para que puedas identificarte con alguno de ellos o con varios.

Nariz asimétrica o torcida: En la vista de frente, si comparamos los dos lados, esta nariz muestra una diferencia. Esta asimetría puede estar en el tercio superior, medio o inferior.

Nariz con una protuberancia nasal dorsal: este tipo de nariz es la que, en la vista lateral de la parte posterior de la nariz, se puede notar un bulto o montículo de hueso o cartílago.

La nariz es grande o larga: la forma de esta nariz llama la atención por su longitud o por lo mucho que sobresale del rostro.

Nariz corta o nariz pequeña: En relación a tu rostro, esta nariz es pequeña o puede verse aplanada.

Nariz levantada, que muestra las fosas nasales: este tipo de nariz es la que se ve respingada, y generalmente se pierde el sentido natural

La punta no está definida: también llamada nariz de payaso, por su forma esférica

Nariz con caída de la punta: cuando se la ve de lado, puede notarse un cierto grado de descenso en la punta, es decir, la punta nasal cae hacia el labio superior, reduciendo el ángulo del pliegue nasolabial (ángulo que se encuentra entre la base de la nariz y los labios)

La nariz hundida: las narices hundidas, sobre todo en el lateral, presentan una concavidad (hundimiento) evidente.

La nariz secuelar: nos referimos a aquella nariz que presenta secuelas evidentes de una intervención quirúrgica preexistente, con resultados antiestéticos y, cuya forma, carece de naturalidad o que, por sus irregularidades, no estás satisfecho con el resultado que has obtenido de una rinoplastia previa. Si eres un paciente que tiene estas características, eres candidato para una rinoplastia secundaria. En este caso, debido a la complejidad de una segunda intervención, el método para la rinoplastia y su precio es diferente al de la cirugía de nariz realizada por primera vez.

  La nariz ñata: Es una nariz que puede verse así debido a dos causas: una de ellas es porque es demasiado corta y se ve aplanada, la otra es porque su punta puede estar caída y se ve como si estuviera chata de perfil. Ambos problemas pueden solucionarse con una rinoplastia. Sin embargo, los procedimientos que se realizan en cada caso son diferentes, por lo que es indispensable una correcta evaluación para determinar cuál es el verdadero problema y, de esta forma, solucionarlo adecuadamente.

Exámenes para una rinoplastia

El Dr. Julio Gil es muy meticuloso al realizar la evaluación externa de la piel, y de las estructuras de la cavidad nasal en condiciones estáticas y dinámicas. Luego, si es necesario, para realizar un diagnóstico más acertado posiblemente se te solicite una radiografía, determinando el estado de la función nasal y de todas las estructuras internas. La medición facial en la evaluación prequirúrgica y la toma de fotografías, es fundamental para definir las expectativas que tengas de la cirugía, y presentar un resultado postoperatorio estimativo. Además, la investigación clínica habitual también requiere exámenes preoperatorios, como análisis de sangre y evaluaciones cardíacas y por anestesia.

Los métodos aplicados por el Dr. Gil para evitar las cicatrices

Básicamente, hay dos formas de realizar una cirugía de nariz: la cirugía con el método cerrado y la rinoplastia abierta

La rinoplastia cerrada sin cicatrices externas

La primera que describiremos es la que más realiza el Dr. Gil, debido a la gran ventaja que ofrece al no dejar cicatrices evidentes. Esta técnica ha sido perfeccionada por el cirujano Julio Gil Antorveza, lo que le permite hacer casi todas las modificaciones que se necesiten por dentro de la nariz. Se la denomina  “rinoplastia cerrada”, y el abordaje se realiza a través de la fosa nasal. El método cerrado para una  rinoplastia y su precio se determinan en la consulta, cuando se establece la necesidad de aplicar este método para la cirugía.

La tecnología especialmente diseñada para la rinoplastia cerrada, le ha permitido realizar este procedimiento al Dr. Gil en la gran mayoría de sus pacientes, sin necesidad de realizar incisiones externas, dejando de lado la preocupación por las marcas de incisiones y las cicatrices posteriores. El procedimiento se realiza bajo anestesia general en quirófano y tiene una duración de aproximadamente 2 horas, dependiendo del trabajo requerido para cada nariz. Por lo general, todo lo que hay que corregir en la nariz se hace en la misma operación, por lo que no deberás recurrir a una nueva cirugía, aunque tengas problemas estéticos además de funcionales.

Procedimiento de rinoplastia abierta

La segunda técnica, es la que menos utiliza el Dr. Julio Gil, pero es necesaria especialmente si se necesita reducir el ancho de las alas nasales. Se la conoce como “rinoplastia abierta” y requiere una pequeña incisión por fuera de la nariz, dejando una cicatriz que es casi invisible, quedando oculta en la base de los pliegues de los orificios nasales. En este último caso, los requerimientos para la rinoplastia y su precio con el método abierto, no difieren de lo que se plantea para una cirugía de nariz con el método cerrado, descrito anteriormente. Igualmente, el costo se puede establecer a partir de los 6.500.000 pesos colombianos, dependiendo de la complejidad que se presente en tu caso en particular.

La elección, tanto de la técnica como del método, dependerá del problema a resolver, cuestiones que el Dr. Julio Gil analizará y decidirá contigo en la consulta.

Mejora funcional con la rinoplastia y su precio

Algunas narices tienen defectos estéticos, otras solo generan problemas respiratorios y, muchas otras presentan problemas en ambos sentidos. Lo que se busca es que todos estos inconvenientes, que son igualmente importantes, se aborden al mismo tiempo en una sola cirugía. Cualquier cambio estructural en la nariz puede alterar la estética y la función respiratoria, es por esto que, para una rinoplastia, es imprescindible la habilidad, la delicadeza y la discreción del manejo de todas las estructuras y tejidos en un cirujano.

Cuando el objetivo es mejorar la funcionalidad, posiblemente pensarás que el método necesario puede ser diferente en una rinoplastia y su precio también, ya que se puede presentar una mayor complejidad. Sin embargo, para una cirugía de nariz con fines estéticos y funcionales, partimos del mismo precio que se ha indicado en los métodos anteriores. Con un costo que puede estar entre los 6.5 millones y los 8.5 millones de pesos colombianos.

Riesgos de la rinoplastia

Obligatoriamente, se te deben informar los riesgos con esta o cualquier otra cirugía, aunque en la mayoría de los casos son mínimos, existe la posibilidad de infección, mala cicatrización interna o externa, entre otros.

Postoperatorio para una rinoplastia

Después de la operación, se coloca una cinta hipoalergénica que cubre la nariz, y una férula plástica externa, la cual se termoforma para soportar la estructura ósea recién reconstruida (generalmente la llevarás por 5 a 8 días). Los tapones nasales, tales como se conocían anteriormente, ya no son utilizados. En la actualidad se colocan tapones especiales para rinoplastia, durante 2 días. Estos son mucho más pequeños y cortos, además están diseñados para mejorar la experiencia postquirúrgica de los pacientes, evitar que se desprenda material (lo que previene irritación y picazón) y que se lesione el interior de la nariz.

Después de salir de cirugía, pasarás a la sala de recuperación de anestesia, y se te realizará una revisión general antes de llevarte a la habitación de clínica. Por lo general, los cuidados postquirúrgicos los llevarás a cabo en tu casa.

Los síntomas posteriores a la cirugía

Luego de una rinoplastia, puedes ver tu rostro hinchado o con algunos moretones, dependiendo de la condición de tu piel. Con el pasar de los días, estos efectos comienzan a desaparecer paulatinamente. A los 5 o 7 días podrás retomar las actividades diarias, con algunas precauciones como evitar actividades físicas intensas o de contacto, levantar peso, el sol, las piscinas, baños de vapor, el mar y el río. Para ayudar a que este proceso se haga más llevadero para tí, se te indicarán algunos analgésicos, antiinflamatorios y antibióticos.

La rinoplastia y su precio no sólo está conformado por el proceso quirúrgico propiamente dicho sino que, necesariamente, incluye las consultas previas y las citas de control que el Dr. Julio Gil considere necesarias, para evitar riesgos durante y después de la cirugía. Además de contar con un preciso seguimiento personalizado siempre que lo necesites, para que lleves un proceso de cicatrización sin ningún problema o preocupación.

Natalia Pepermans
Jefe de Prensa del
Dr. Julio Gil Antorveza

 

 

WhatsApp Logo